La Sanidad de la Plantas

Las plantas muestran un aspecto que demuestra la existencia de algún problema. Y, obviamente, comenzamos a preocuparnos y a consultar a cuanta persona suponemos sabe "algo" de plantas que puede ocurrirla. La respuestas serán múltiples y variadas. Nos preguntarán que describamos los síntomas que observamos, algunos aventurarán un diagnóstico a distancia, otros nos dirán que sin ver la planta no pueden respondernos nada. Quizá tengamos en nuestro poder un par de hojitas de "la enfermita", muchas veces secas y casi siempre marchitas. Y, nos sentiremos defraudados cuando el "especialista" o conocedor de plantas nos diga que con material en ese estado el diagnóstico no es seguro.

¿Y entonces? ¿Qué hacer?
En esta sección queremos resumirle las principales causas que pueden determinar que las plantas aparezcan con distintos síntomas que las alejan de su crecimiento normal.

Por un lado es de fundamental importancia el medio ambiente en el que están creciendo. Cada planta, es decir cada especie vegetal, tiene un ambiente determinado y adecuado para ella. Por ambiente entenderemos fundamentalmente el clima y el suelo. Dentro del clima juegan un papel muy importante la temperatura, la luz (en lo que hace a intensidad, o sea luminosidad y exposición directa o no a ella), los vientos y la humedad ambiental.

Con respecto al suelo, interesa la composición del mismo, su fertilidad, profundidad, acidez y provisión de agua.

Una planta que se cultiva en un ambiente que no sea el adecuado para ella, obviamente presentará un aspecto que se aleja del que corresponde cuando crece en condiciones óptimas o cercanas a ella.

Dentro de los factores juega un papel importante la fertilidad del suelo. Es común que se presenten problemas nutricionales que pueden ser resueltos con fertilizaciones adecuadas.

Debemos recordar y tener siempre presente que una planta, es decir su desarrollo, es producto de su bagaje hereditario, o sea la información genética que posee, pero que ésta se ve influenciado por el ambiente.

Para clarificar esto con un ejemplo, un determinado rosal genéticamente puede estar capacitado para producir 30 rosas al año. Pero, en definitiva el número y calidad de flores que produzca depende del ambiente y la sanidad de las plantas.
Más allá de los factores ambientales las plantas son atacadas por PLAGAS y ENFERMEDADES.